Consejo

5 Defectos que pueden disminuir el precio de una vivienda

Es increíble cómo después de vivir por un tiempo en una casa terminamos por acostumbrarnos a muchas cosas, por ejemplo, un agujero en la pared de la sala o un azulejo roto en el baño que has querido tapar y reemplazar desde hace tiempo. Después de todo, no es gran cosa, ¿verdad?

En realidad, esas pequeñeces pueden ser de enorme importancia a la hora en que decidas vender tu casa. Es un hecho que los posibles compradores van a buscar y a hacer una lista de desperfectos que encuentren en la propiedad para luego negociar un buen descuento en el precio de la casa.

No subestimes esos ‘detallitos’, te sugerimos ponerles mucha atención para no perder dinero durante la venta.

Una recomendación para detectar este tipo de detalles es pedirle a algún amigo o familiar que visite tu casa pensando en que quiere comprarla y te diga todo lo malo que encuentra para que puedas detectar qué sería lo primero que podría notar el verdadero comprador.

Seguir esta recomendación te puede ayudar mucho, sin embargo, es muy común que los defectos de una casa se concentren en cinco puntos, los cuales te presentamos a continuación para que los evalúes y hagas los cambios necesarios.

  1. Un viejo sistema de electricidad.

A menos que alguien desee comprar una casa con cierto desgaste para después remodelar y revender, es muy difícil que esté dispuesto a correr con ese gasto para convertirla en su vivienda. La mayoría busca un inmueble nuevo o de segundo uso, pero en muy buenas condiciones, lista para mudarse y comenzar su nueva vida. Cuando una casa tiene un sistema eléctrico viejo lo que viene a la mente es: ‘Si compro ahora, me arriesgo a que esto falle de un momento a otro y tendré que pagar las reparaciones”. No te arriesgues a que te bajen demasiado el precio bajo este argumento, procura hacer tú mismo los arreglos cotizando con dos o tres proveedores de modo que consigas el mejor precio y no tengas que sacrificar tu ganancia más adelante.

  1. Ventanas Rotas

 Uno de los principales accidentes que hay en los hogares son los vidrios rotos, es común que si esto ocurre no haya los recursos para remplazarlo y se recurra a una reparación improvisada que luego pasa a ser parte de la vivienda. Si estás por vender tu casa lo primero que tienes que hacer es reparar esas ventanas rotas, sobre todo si dan a la vista principal.

  1. Cerraduras y picaportes descompuestos

Este es un problema típico en casas con cierta antigüedad. Sin embargo, durante una visita de algún prospecto no puedes permitir que, al abrir y cerrar puertas, se percate de que el picaporte está flojo o que el seguro no funciona. Más que una apreciación estética, se trata de una sensación de seguridad que no está garantizada. Definitivamente, deberás cambiar las chapas, los picaportes o lo que sea necesario.

  1. Baño y cocina descuidados.

Se ha comprobado que estas son las habitaciones más importantes para la mayoría de los compradores, por lo que es momento de reemplazar cualquier azulejo roto, pintar las paredes y quitar el cochambre. Muchas veces es posible hacer que luzcan mejor con una buena organización y limpieza.

  1. Espacios de almacenamiento

Otro de los requerimientos comunes de los compradores tiene que ver con los espacios disponibles de almacenamiento, principalmente los clósets, la recomendación es tratar de desocupar lo más que se pueda el espacio para que no lo haga lucir más pequeño por las cosas que tengas guardas, recuerda que la organización será la clave.

Más consejos