Consejo

Requisitos para pedir un crédito Hipotecario

Comprar una propiedad es una decisión muy importante y de igual manera difícil, ya que implica un gasto fuerte e implica, que puede que no se tenga la cantidad para cubrir el pago del 100%, por lo que te hablaremos acerca de los créditos hipotecarios y los requisitos para obtener uno.

 

Primero que nada es importante saber los requisitos para obtener uno:

  1. Edad e ingresos
    La edad mínima requerida es de 18 años y la máxima de 64 años 11 meses. El cálculo se basa en el ingreso neto mensual, en el valor del inmueble y si la persona cuenta con apoyo o subsidio de algún organismo nacional de vivienda como el Issste o Infonavit. En el último caso, el financiamiento es mayor.

    Existen claro que hipotecas para personas jóvenes las cuales tienen algunos beneficios por el hecho de que se sabe que a su edad puede que ganen menos. Así que en algunos casos se les permite financiar hasta el 100% de la propiedad sin necesidad de dar un pago inicial. Las hipotecas para mayores de 40 años suelen contar de igual manera con condiciones especiales, pero la financiación no suele llegar al 100 por cien, ya que en la mayoría de los casos las personas cuentan con algún ahorro para dar el enganche a comparación de los jóvenes que no cuentan con este ahorro.
  2. Historial crediticio
    Mantener un buen historial crediticio es una manera en que las instituciones puedan aprobar un futuro crédito. El comportamiento como una persona que cumple con los pagos en créditos anteriores y vigentes como tarjetas de crédito, financiamiento automotriz, telefonía y tiendas departamentales; puede determinar si realmente eres candidato para un crédito hipotecario.
    Si en el Buró apareces con una calificación positiva, serás un cliente atractivo para las entidades financieras.
  3. Capital inicial
    Todo crédito hipotecario requiere de un capital inicial (con excepción de los beneficios como joven que comentábamos anteriormente), el crédito inicial principalmente se utiliza para; gastos administrativos, apertura del crédito, valuación y gastos de escrituración. La banca solicita del 10 por ciento al 20 por ciento como mínimo. 

    Para tener éxito es importante tener un ingreso constante y un ahorro significativo para que el pago de tu crédito no afecte tu economía.

 

Uno de los aspectos más importantes a tomar en cuenta para decidirte por un crédito hipotecario es la tasa de interés que debes pagar por el importe recibido. Por ello es importante que conozcas los diferentes antes de tomar una decisión.

Cuando un banco te ofrece una tasa de interés, no debes fijarte solamente en el porcentaje para determinar si es conveniente o no, es importante que te indique qué tipo de tasa es: fija, variable o mixta, pues cada una tiene distintas condiciones.

 

 

Tasa fija

Significa que el porcentaje del préstamo que pagarás, será el mismo por todo el tiempo en que estés pagando tu propiedad sin importar en cuanto tiempo lo termines de pagar.. Aunque parezcan mucho más altas que los otros tipos, puede que a largo plazo convenga más tomar esta, ya que, se tiene menos riesgo si no prevés un incremento de tus ingresos en un futuro, o no cuentas con un ahorro para afrontar una variación del dividendo, así que lo más aconsejable es elegir un crédito hipotecario con tasa fija de interés.

 

Tasa variable

El porcentaje de interés en este caso cambiar por año, puede aumentar o disminuir dependiendo de la marcha de la economía. Funciona de la siguiente manera

Lo más común y por supuesto más atractivo es que la tasa de interés es más baja que la fija pues existe un mayor riesgo y sólo se recomienda si tienes la expectativa razonable de que tus ingresos van a aumentar en el futuro de forma que puedas asumir un posible incremento del dividendo.

 

Tasa mixta

Es una combinación de las dos anteriores, en el sentido de que los primeros años del crédito se aplica una tasa fija y los siguientes una tasa variable. Así esta te puede convenir si sabes que tu ingreso por el momento es fijo y próximamente puede aumentar. Esta te da cierta seguridad durante la primera etapa del préstamo, mientras estabilizas tus finanzas personales.

En definitiva, la modalidad más conveniente a tus intereses dependerá de tu situación económica al momento de contraer el préstamo y de tus expectativas de ingresos en el futuro.

 

Así que ahora sabes que es muy importante cotizar antes los créditos hipotecarios para que tu dinero no se encuentre en riesgo.

 

Más consejos